Un paseo por el huerto.

Hace ya cerca de un año que comenzamos a trabajar en lo que entonces era un descampado. Mucho se ha avanzado y por fin lo podemos empezar a llamar huerto con todas las de la ley.

A continuación os invitamos a dar UN PASEO POR EL HUERTO

VISTA GENERAL

Image

Primero una panorámica para que os hagáis una idea de la buena pinta que empieza a tener este espacio recuperado para el vecindario y para el cole.

Vamos a recorrer el espacio partiendo desde la calle y avanzando hacia el cole, e iremos haciendo paradas en las partes más significativas, que realmente pensamos que son todas.

ENTREVALLAS

ImageImage

Una vez colocado el vallado exterior hemos fabricado una cerca de madera decorativa y la hemos colocado en paralelo con la primera. En el espacio entrevallas hay plantados narcisos, pensamientos, cactus, aloe, hiedra, madreselva etc.. Es un área de experimentación floral.

Creemos que la cuestión estética es muy importante para un huerto abierto al barrio, así una entrada con flores y valla de madera es una buena invitación a pasar. Pero además un huerto necesita barreras de flores y aromáticas para el tránsito de insectos, el control natural de plagas etc.

Tenemos que ir creando esas “barreras naturales” que además confieren el toque estético que venimos buscando. Como podéis imaginar flores y aromáticas de toda índole son muy bien recibidas. Al fin y al cabo cuando plantas una flor regalas algo bueno al mundo.

EL CAMINO

 Image

El camino conecta la calle con el cole atravesando todo el huerto. Divide el espacio en dos separando la zona de cultivo de la de esparcimiento en la primera parte del huerto, para trazar una ligera curva justo donde se sitúa el área de trabajo y enfilar hacia el cole.

Está pensado para dejar paso a un camión mediano.

Se delimitó con maceteros grandes que están pintando los de 3º de primaria.

Como todo lo demás aún está en fase de construcción, mientras nos decoran los maceteros (están quedando muy bien) andamos dándole vueltas a cómo terminar de delimitarlo. Queremos marcar entre los maceteros con algún elemento que no estorbe demasiado pues al fin y al cabo es un espacio que ocupamos habitualmente, la idea es sólo diferenciarlo. Quizás losetas o ladrillos rústicos… A esto también estáis invitados

LOS BANCALES

ImageImage

Aquí comienza todo. Tras meses de duro trabajo y de mover mucha tierra, tenemos unos buenos bancales (y seguimos haciendo más, claro). Con la tierra procedente del primer bancal levantamos el camino y allanamos las zonas que se encharcaban cuando llovía. Lo rellenamos con tierra de jardín y sembramos lenteja y veza como nitrogenantes, que removeremos con la tierra antes de la primera siembra, dentro de poco. Hasta que hagamos la mezcla nos están sirviendo para dar una pequeña charla al alumnado, que vean los nódulos etc.

La tierra de los otros cinco bancales ha sido distribuida por diversas zonas y amontonada ya que con ella construiremos un domo precisamente en el hueco que estamos haciendo para rellenar los propios bancales.

Los bancales son el centro del huerto y si los cuidamos bien darán buenos frutos. A partir de ellos se está haciendo, la planificación del huerto: Así como en la zona entrevallas podemos jugar a prueba y error hasta que aprendamos qué flores van mejor con qué aromáticas, el huerto va a depender de una buena planificación. En este punto he de nombrar a Mar, vecina hortelana que ha preparado el documento que planifica nuestro huerto teniendo en cuenta tanto la rotación como la asociación de cultivos, además de ser el archivo del semillero y un largo etcétera.

El trabajo se está completando con el resto de integrantes de la comisión agrícola. No voy a dar grandes explicaciones en cuanto a la planificación, solo deciros lo que queremos sembrar, de momento:

Tomate, pimiento, ajo, calabacín, calabaza, melón, sandía, berenjena, zanahoria, rabanitos, judías, guisantes, acelga, repollo, lechuga, berza, espinaca, col, puerro, cebolla, pepino, remolacha, patata en fin de todo.. y aromáticas como albahaca, capuchina, caléndula, valeriana, perejil, cebollino, menta, apio etc…

Somos conscientes de que el tiempo se nos ha echado encima para algunas cosas, pero entendemos que es preferible que nuestra primera cosecha no sea perfecta y en adelante ajustar tiempos, que no sembrar con prisas y luego no poder arreglarlo más que maltratando la tierra y lo sembrado en ella.

De momento tenemos claro que los bancales no se pisan. Vamos lentos pero seguros.

LA ESPIRAL Y EL INVERNADERO

Image

Son nuestros últimos proyectos en marcha.

Junto a los bancales y antes del camino, queremos hacer una espiral de aromáticas. Se trata de una pequeña montaña que asciende en forma de espiral y en la que se colocan las aromáticas de forma estratégica según sus necesidades de suelo, sombra etc. Al final de la misma y orientado al sur se colocará un pequeño estanque.

De momento hemos delimitado lo que será nuestra espiral con las piedras pintadas por el alumnado.

El invernadero irá colocado detrás de la espiral. En él prepararemos los semilleros. Habrá que dotarlo de estanterías (que aun no hemos conseguido…).

Image

EL ÁREA DE ESPARCIMIENTO

 ImageImage

Con unas sillas viejas y unos cuantos palets hemos amueblado la zona de asueto. Nada más entrar a la derecha. Como veis ya estamos muy a gusto (esto es para animaros). Aquí en su día hablamos incluso de hacer columpios… todo se andará.

LA CASETA

Image

Como nos encantan las cabañas, decidimos hacer una. Por otro lado, no sabíamos qué hacer con la tierra sobrante, así que a alguien se le encendió la bombilla… ¿porqué no una casa de tierra?, un domo.

Nos pusimos en contacto con quien las hace (tienestierratienescasa.com) y después de ver una de las suyas nos decidimos por un domo, pero pequeño. De momento es solo el agujero del que sacamos la tierra para los bancales pero el proyecto promete y hemos conocido a una gente estupenda que ya nos está asesorando.

EL ÁREA DE TRABAJO

La caseta de obra (bendita sea) marca la zona de “taller” que montamos con unas borriquetas y una tabla. Aquí guardamos la madera y las herramientas. Si hace un frío que pela, calor excesivo o caen chuzos de punta, también guardamos nuestras lombrices, que habitualmente viven a la derecha de la caseta, junto al bidón del agua. La vermicompostadora es otro de los proyectos del huerto que marcha viento en popa y es recurso fácil para una charlita al alumnado.

Image

A la izquierda la tienda de campaña, otra feliz donación de unos generosos hortelanos que según los más pequeños es “el club”. Se utiliza para todo, actualmente guarda los semilleros y todo lo necesario para su preparación (en la habitación del fondo es donde juegan).

ImageImage

BANCALES EXPERIMENTALES, TERRAZA Y BAYAS

 ImageImage

Tras la caseta y hasta la valla del cole, tenemos una serie de bancales realizados “en altura” donde en su día tuvimos la montaña de tierra de jardín que utilizamos en el resto del huerto. El primer bancal aun no tiene nada. En los otros cuatro las clases de 3º de primaria sembraron en su día ajos, cebolla y habas en dos de ellos, y lenteja para hacer abono verde y seguir el mismo proceso que se está aplicando en el bancal grande, en el resto. Como veis los bancales necesitan definición, la idea de momento es hacer unas paredes con ladrillos o en su defecto madera, a modo del huerto de infantil. Los ladrillos aun están por comprarse así que si alguien puede conseguirlos sería una donación bien recibida.

Al otro lado del camino, como veis la zona menos trabajada hasta el momento, queremos hacer unas terrazas que nos permitan cultivar, si bien es una intervención que todavía queda lejos. En la zona más sombría, junto a la valla, se han plantado algunos arbustos de bayas (moras y grosellas) así como un avellano y al fondo del todo, el patatal.

COMPOSTADORAS

Al final, la zona de compostaje. Situadas junto a la valla tenemos dos compostadoras en las que como ya comentamos en el anterior resumen, está colaborando activamente el comedor del cole.

Se trata de un proceso lento que no obstante no hay que perder de vista. Hemos decidido intercalar capas de serrín y cartón entre el compost y no echar cáscara de huevo ni ningún resto oloroso, de momento todo macha según lo previsto. No obstante estaremos atentos en cuanto que el calor empiece a apretar.

Image

Como veis en el huerto tenéis dónde elegir porque todos los frentes están abiertos. Y si no, siempre se puede empezar algo nuevo o venir a leer un libro.

Las clases que están viniendo participan en todos los proyectos, desde pintar la valla a segar la veza, pasando por la preparación de semilleros o el movimiento de tierras. Creo que éste es motivo de felicitación para tod@s y significa  ¡¡¡QUE YA ESTÁN EN MARCHA!!! y si queremos que bajen todas, tenemos que estar pendientes del huerto también. Os propongo que incluyamos al huerto en los debates de clase, que nos mantengamos al día y nos organicemos con tutores y tutoras por si hay que echar una mano. Los habituales del huerto intentamos coincidir con los grupos que bajan pero no siempre es posible y un grupito de adultos por clase que se adelanten a la chavalería para saber por dónde van los tiros creo que no debería ser complicado de conseguir, de hecho en un curso ya se han organizado.

El Huerto Urbano Siglo XXI nos brinda la oportunidad de aunar muchas de las líneas de nuestro proyecto educativo y es además un buen espacio para que padres y madres participemos directamente en el día a día de las no-aulas.

Dentro de poco cumplirá su primer año, tenemos otros cuatro asegurados:

APROVECHÉMOSLOS.

Salud y hortalizas.

Ricardo Requejo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s